Una niña dice haber visto el verdadero rostro de Cristo y deja al mundo paralizado con el rostro que pintó.

Bueno mi gente la verdad es que uno debe escuchar y saber de cosas muy impresionantes. Akiane Kramarik es una chica de 22 años que se dedica a la pintura y a la poesía. Ella es oriunda de Illinois, Estados Unidos. Ella empezó su carrera como pintora desde niña de una forma muy particular.

Con tan solo 3 años de edad, comenzó a tener visiones sobre el cielo, que se les revelaban a través de sus sueños. Ella le comentó lo que les sucedía a sus padres, quienes se quedaban extrañados. De niña les decía que Dios le había dado un don para transmitir un mensaje a la humanidad.

A la edad de 4 años, la niña comenzó a hacer trazos en un lienzo. Pero 2 años más tarde, esos bocetos comenzaron a tomar forma y color. Finalmente se convirtieron en una verdadera obra de arte. A continuación, te contamos su historia.

Sus padres comentaron: “Nosotros éramos ateos, por lo que nos parecía muy extraño lo que nos decía nuestra hija. Cuando le preguntamos por qué estaba segura que se trataba de Dios, ella dijo: ‘porque lo siento. Su voz es calmada y transmite paz. Además, me dijo que tenía que hacer y cómo debía hacerlo para ayudar a otros’”.

  • La niña conoce a Jesús

La niña aseguraba que en las visiones de su sueño conoció a Jesús de Nazaret. Una de sus pinturas más famosas es conocida como “Príncipe de paz”. En ella aparece Jesús, cuando ella lo pintó a la tierna edad de 8 años.

Lo curioso de todo esto es que la imagen que la niña pintó coincide con la de Colton Burpo. Él estuvo a punto de morir en una operación. Cuando despertó, aseguró haber estado en el paraíso, donde vio el rostro de Jesús y a muchos ángeles. De hecho, dijo haberse encontrado con 2 de sus familiares ya fallecidos. Entre ellos se encontraba su hermana no nacida que había muerto a los 3 meses de gestación.

Tan pronto Colton vio la imagen que la niña pintó, aseguró que era la misma que vio en su visita al paraíso. Sin embargo, a los padres le Akiane les costaba creer en las supuestas visiones de su hija. Ellos eran ateos, pero luego de este incidente decidieron convertirse al cristianismo.

El primer autoretrato de que la niña pintó se vendió por nada menos que 10 mil dólares. A la edad de 10 años fue invitada al programa “Oprah Winfrey Show”. A los 12 años la invitaron a una entrevista en CNN. En la actualidad es muy popular en los Estados Unidos por ser una artista autodidactica.

  • Verdaderas obras de artes

“Dios me aseguró que me daría un don para que lo compartiera con otros. Esta es una manera de transmitir su amor. Cuando era niña me regaló muchas visiones hermosas. En su mayoría, las plasmo en un lienzo y luego las traspaso a poesías para llevarlas a los demás” dijo Akiane.

“Cuando me despierto luego de haber tenido hermosas visiones, se las platico a mi madre. De inmediato, ella me acerca los materiales para que las plasme en el lienzo” añadió la joven. Ella suele llamar al conjunto de sus obras de arte “las pinturas de Jesús”. Todas han salido de sus sueños y le han tomado hasta 75 horas terminarlas.

De el mismo Jesús ha creado 2 obras de arte. El primero fue “Príncipe de paz” como mencionamos antes, y el segundo “perdónales, Padre”. Ella afirma que usa su don para ayudar a los más necesitados. Un ejemplo de ello son los habitantes de África, para quienes desea construir un hospital. Pero su mayor deseo es el de ver al mundo unido, libre de guerras y lleno de paz.

  • Maduró mucho

No podemos afirmar o negar que en su vida Dios haya intervenido de la forma que ella expresa. De lo que sí estamos seguros es que lo que ella hace es una verdadera obra de arte. Al principio solo dibujaba a los miembros de su familia y a su mascota. Con el paso del tiempo comenzó a plasmar rostro y vaya manera de hacerlo.

En la actualidad pretende abrir una academia de arte para niños y jóvenes. Nosotros les deseamos el mayor de los éxitos. ¿Tú qué opinas de su trabajo? Déjanos tu respuesta a través de los comentarios. No olvides compartir su bella historia en tus redes sociales.

COMPARTIR EN: